Oficialmente se terminó el primer trimestre del año. Para estas alturas debemos estar muy avanzados en nuestros propósitos de año nuevo. Pero… ¿lo estamos?

 

Creo que ahora es un buen momento para tomarnos un descanso y revisar lo que nos comprometimos a hacer y cómo vamos al respecto de nuestras metas. Corregir, en caso de que haya habido errores o en caso de que no se obtengan los resultados que buscamos. También es buen momento para reactivarnos en caso de que no hayamos empezado a tomar acción. Pero aquí es en donde quiero hacerte una invitación.

 

Hay que recordar que cuando nos ponemos algún propósito o alguna meta, lo hacemos porque queremos, de alguna manera, estar mejor. Queremos mejorar nuestra vida y gozar más, al final, ser felices. Por esto, quiero recordarte que cada segundo que pasa en nuestras vidas (mientras la tenemos) es una oportunidad para cambiar lo que no nos gusta, para transformar nuestra vida y re-direccionar el rumbo hacia nuestra felicidad. No tenemos que esperar a que sea año nuevo para volver a hacerlo, lo podemos hacer cada día.

 

¡NO ES UNA CARRERA CONTRA RELOJ, ES UNA CARRERA HACIA LA FELICIDAD!

 

Tómate un momento y dale más profundidad a tus pensamientos. En lugar de pensar en lo que quieres lograr, piensa, visualiza y siente el por qué quieres lograr lo que te has propuesto. Cuál es la verdadera razón detrás de cada deseo, de cada sueño, de cada meta que nos ponemos. ¿Bajar de peso? Super! Pero ¿para qué quiero hacerlo? ¿Será que quiero lograr un mejor físico para sentirme mejor? ¿Para sentirme más seguro? ¿Más aceptado? A lo mejor y únicamente lo que tengo que trabajar es mi autoestima. O a lo mejor lo que quiero es ser más feliz.

 

Cualquiera que sea la razón, debes siempre de recordar lo más importante: Solo necesitas tu compromiso para lograrlo. No importa lo que la gente que te rodea te diga, o qué piense. Por favor, no dejes que lo externo se meta en tu interior y distorsione tu camino a la felicidad. Recuerda que tú tienes todo para lograr lo que te propongas. Recuerda que tú también puedes ser ejemplo de vida y de inspiración para mucha gente, y en la medida que lo hagas, será la medida en que acortas tu camino a la felicidad… más bien, tu camino de felicidad!

 

¡ÁNIMO, SOLO NECESITAS DE TÍ Y DE TU INTENCIÓN PARA LOGRARLO!

En constantes ocasiones he escuchado gente comentar “La gente no cambia” o “A nadie le gustan los cambios”. Cada vez que escucho esto reviento. Yo jamás estaré de acuerdo en que a la gente no nos gustan los cambios.

Esto lo comento ya que en épocas como la de año nuevo, escucho de todos lados los propósitos de año nuevo. Mucha gente comentando que el próximo año van a ser esto, o lo otro, etc. Pero lo que me encanta de escuchar estas intenciones es que me comprueba que a la gente nos gusta cambiar. Todas estas intenciones o propósitos no son otra cosa que intenciones de cambiar algo en nosotros que nos permita estar mejor, o ser mejores, en esta vida.

Yo pienso que a la gente SÍ nos gusta cambiar… lo que no nos gusta es que nos quieran cambiar.

Claro, para que un cambio se logre de una manera efectiva, éste debe de venir de adentro. De adentro de la persona o grupo de personas que quieren hacer el cambio. Una vez que llevamos a la consciencia lo que queremos cambiar, el resto es solo trabajo.

por esto mismo y aprovechando la energía de cambio que se siente en el ambiente, quiero compartir contigo 5 pasos para lograr cumplir nuestros propósitos de año nuevo. Estos pasos los compartí en una entrevista que tuve a inicios de semana en donde invité a la audiencia en cambiar los PROPÓSITOS por OBJETIVOS. Una gran diferencia ya que los propósitos no son más que buenos deseos y buenas intenciones, pero de nada nos sirven si no se llevan a la acción, por eso mejor pongámonos objetivos.

1.- Define qué es lo que quieres lograr.
Este primer paso es el más importante ya que toda intención o propósito lleva de fondo una causa. Esta causa es la verdadera razón de por qué hacemos lo que hacemos. o por qué vamos a hacer lo que queremos hacer. Identificar esta fuente es importantísimo ya que esto es lo que nos mantendrá motivados durante nuestro trabajo del objetivo. ESTE SERÁ NUESTRO MOTOR y puede ser una imagen de cómo van a ser las cosas una vez que haya logrado mi objetivo.

2.- Convierte tu propósito en un objetivo
Definir un objetivo es mucho más complejo de lo que parece. Un objetivo debe estar muy bien definido, de lo contrario, en lugar de reforzar nuestra autoestima, lo único que un objetivo mal definido hará, será frustrarnos. Nosotros como Coaches tenemos la responsabilidad de filtrar y diseñar un objetivo correcto pero si lo vas a hacer tú mismo, te invito a que estés pendiente de mi próximo post, cómo diseñar un objetivo correctamente.

3.- Establece un plan de acción.
Una vez que sepas lo que quieres lograr y que hayas definido un objetivo correctamente, es muy importante que analices todas las opciones y/o recursos que tengas en el momento para poder hacer uso de ellos de la mejor manera y poder llevarlo a la acción mediante un plan.

4.- Monitorea tus avances.
Es importante que cada determinado tiempo visites tu plan y tus avances con la finalidad de observar si vas por el camino correcto, o de hacer correcciones si este fuera el caso.

5.- Celebra los logros.
Este último punto es muy importante ya que debemos reforzarnos cada vez que logremos algo y no auto-boicotearnos cada vez que no lo hacemos. Es muy importante que te hagas sentir querido y admirado por ti mismo. Si tu objetivo era bajar de peso, entonces te invito a que te pongas ese lindo traje que no te quedaba y salgas a presumirte y a hacerte sentir bien. Este último paso es lo que te hará recordar que tú…

ERES CAPAZ DE LOGRAR CUALQUIER COSA QUE TE PROPONGAS

Espero que este post te ayude a mantenerte motivado y más aún, a lograr los objetivos que te hayas puesto. Te agradezco que me hayas leído y por último, te recuerdo algo más. Recuerda que año nuevo es una buena época para integrar cambios en tu vida, más no la única.

CADA MOMENTO DE NUESTRA VIDA ES UNA OPORTUNIDAD PARA TRABAJAR Y CONSEGUIR EN LA MEJOR VERSIÓN DE TÍ MISMO.

Si quieres escuchar mi entrevista acerca de Propósitos vs Objetivos, lo puedes hacer haciendo click aquí.

New Year's Resolutions

Me gustan estas fechas porque siento en el ambiente que muchas, pero muchas, personas comienzan a reflexionar en lo que fue el año y en cómo poder hacerlo mejor para el siguiente. Yo no soy la excepción, yo tengo los mismos pensamientos, solo que estoy consciente de que este tipo de cambios lo podemos lograr cualquier día, no únicamente al final del año; pero eso es tema de otra conversación. Por ahora, quiero concentrarme y aprovecharme de esa energía que fluye en el ambiente para compartir contigo lo que ha sido mi reflexión del año y cómo poder mejorar en el siguiente.

En lo personal, 2012 fue un año difícil. Afronté la adversidad en varias ocasiones. Experimenté sentimientos y emociones muy negativas. Pero, como siempre, de todo se aprende algo y se pueden sacar aprendizajes. Estos momentos me ayudaron a reconocer de una manera más clara a los verdaderos héroes de la vida; o como alguien más los pudiera llamar, ángeles. Mi reconocimiento a todas las madres de este planeta. Este año en particular, pude experimentar mucha más de cerca el trabajo que esto significa. El verdadero trabajo de tiempo completo que la única paga que recibe es la sonrisa de un hijo (sin embargo, creo que es la mejor paga de todas). Mi reconocimiento a todas ellas, y muy en especial, a mi esposa que logra que esa hermosa paga sea tan constante y tan abundante que incluso yo gozo de sus beneficios… incluso en la adversidad. Gracias China, eres mi héroe.

Quizá todos estos momentos de adversidad en mi estreno como Papá, afloraron mis emociones con otro de mis héroes de la vida. Un reconocimiento inmenso a mi Mamá, que a 5 años de que se fue, no logro pasar un día sin pensar en ella y sin imaginar todos los momentos de adversidad que hade haber enfrentado junto con emociones aterrantes para lograr que yo creciera en un mundo de paz y felicidad. Tan bien lo hiciste Mamá, que hoy me considero la persona más afortunada por el tipo de vida que me diste… Gracias, en donde quiera que te encuentres, MUCHAS GRACIAS. Tú también eres mi héroe.

A mis hijas, que a pesar de las dificultades, me enseñaron que con fe y con lucha se puede salir adelante. Hoy en día se han convertido en mi vida y prometo que haré TODO lo que esté en mis manos para que vivan en un mundo de paz y de felicidad, igual al que mi Madre me regaló.

Mis hermanos, que hoy en día es lo más cercano que tengo. Gracias por enseñarme a vivir una vida siendo fiel al corazón. Ustedes 2 son el ejemplo de cómo se debe vivir una vida, haciendo lo que uno ama y no lo que alguien más dicta. Gracias por su ejemplo de lucha y de trabajo… ustedes también son mis héroes.

A mi suegra, que no hace otra cosa conmigo más que asegurarse de que siempre tenga presente que sigo teniendo una familia. Que se esfuerza día a día para que cada vez que extraño a mis padres, al bajar la mirada estar ella presente para recordarme que no porque mis Papás ya no estén conmigo, significa que estoy solo; todo lo contrario, estoy en familia. Gracias, usted también es mi héroe.

Wow, de verdad que puedo seguir con los agradecimientos porque, como lo dije en uno de los párrafos anteriores, vaya que si soy afortunado, estoy rodeado de héroes, o como otras personas los llaman, ESTOY RODEADO DE ÁNGELES… ¿QUÉ MÁS PUEDO PEDIR?

Aaaaahhhhhhh, pero ¿que pretendo para 2013?

CONVERTIRME EN EL HEROE DE ALGUIEN MÁS.

Permanecer

Hoy que escribo este post con una serie de sentimientos encontrados ya que justo hoy hace 5 años recibí la noticia de que mi padre había muerto. Justo hoy, mis hijas cumplen 9 meses de nacidas y están muy sanas y muy felices, y justo hoy veo los resultados de mis alumnos presentando sus proyectos finales.

TODOS ESTOS ACONTECIMIENTOS NOS SON MÁS QUE INCREÍBLES OPORTUNIDADES PARA REFORZAR MI FELICIDAD.

Obviamente, desde que mi padre se fue, no ha habido un solo día que no lo recuerde. No ha habido un solo día que no piense en sus enseñanzas y deseando uno de sus consejos en tan solo alguna de las situaciones que he vivido. Pero al final, me doy cuenta de que mi padre y sus enseñanzas viven en cada una de las acciones que tomo. Vive en cada una de mis decisiones, vive en mi, yo soy él, él soy yo. Más cerca no puede estar, más feliz no puedo ser. GRACIAS POR PERMANECER PAPÁ; ERES GRANDE!

Con este pensamiento me dispongo a escuchar a mis alumnos presentar sus proyectos con un solo deseo en mi corazón: “espero tener la capacidad de transmitirles algo que marque sus vidas de una manera positiva, espero vivir para siempre en ellos, ser parte de sus pensamientos y sus memorias, convertirme en alguien grande para ellos…

 

PERMANECER!!!

Normalmente cuando me siento a escribir lo hago sabiendo el tema del cual quiero hablar. Hoy no es así. Hoy pienso escribir lo primero que me salga ya que seguramente estará relacionado con lo que pasa por mi cabeza.

Siempre he pensado que lo único que determinará mi destino es la calidad de los pensamientos que yo tenga. Esto de verdad que se escucha muy fácil, pero no solo se trata de pensarlo y voila! La cosa sucede. En realidad a lo que me refiero, y es en lo que yo creo, es en cambiar las creencias que existen ya en mi mente. Estas creencias que ni siquiera yo se cuáles son. Son pensamientos que quedaron profundamente aferrados en alguna parte de mi mente y ahora, por más que quiero encontrarlos, me cuesta mucho trabajo. Estaba pensando que para poder cambiar una creencia, primero debo de clarificar la existente para después definir cómo quiero cambiarla.

Hoy en día pienso diferente. Creo que no importa cuál sea la creencia que existe en mi mente, yo puedo generar una nueva. Basta solo con definir qué es lo que quiero creer de mi y sobre eso pensarlo. Una vez que lo defina, es cuestión de repetir las afirmaciones que me lleven a grabarlo en lo más profundo de mi mente.

Wow, todo esto suena muy bello y muy fácil, tanto, que incluso, siendo honesto, he llegado a dudarlo ya que si esto fuera tan fácil y tan real, pues entonces el éxito estaría presente en muchas más personas de las que conozco; o no?

Pero… ¿qué pasaría si pensara que en realidad eso no es cierto? ¿qué pasaría si nos enteráramos de que una vez que las creencias se fijan en nuestras mentes ya no hay nada que hacer? ¿qué pasaría si pensara que ya no hay manera de cambiar y estar mejor?

Wow, todo esto suena muy feo y muy difícil de creer; lo llamaría desesperanza y eso es el peor sentimiento del mundo; o no?

Creo que al final, todo se reduce a una simple y sencilla decisión que sin duda es lo que marcará mi destino…

¿Creo o no creo en que mi vida puede ser mejor?

¿Y tú en qué crees?

Crédito de la fotografía:

http://anamariaweil.com/2009/09/

Toda mi vida me he manifestado en contra de la verdad absoluta. Creo firmemente en la relatividad de las cosas y en la subjetividad de los temas. Comento esto solo para aclarar que lo que posteo en este blog, no es más que mi muy personal punto de vista de las cosas y para nada representa ningún tipo de verdad absoluta. Aun así, deseo de corazón que este material le sea de utilidad a alguien, pues nada me gustaría más que poder aportar de manera positiva en la vida de alguna, o algunas personas.

Habiendo mencionado lo anterior, ahora sí entro de lleno en mi tema y utilizo ese párrafo a manera de introducción para afirmar mi postura que en esta vida, únicamente existe un elemento que puede, o más bien, debe entrometerse en tu camino para poder realizar tus metas y llevar tu vida de la manera que quieres. Este elemento se llama RESPETO.

Creo firmemente que cuando estamos claros con lo que deseamos hacer de nuestra vida, nada ni nadie cuenta con la autoridad para decirnos lo que debemos o no debemos hacer. Cuando recibimos este tipo de comentarios me queda claro que lo único que nos quieren decir es cómo debemos de vivir nuestra vida, de acuerdo a lo que la otra persona quiere; no a lo que nosotros queremos. Se escucha muy fácil decirlo, pero llevarlo a la práctica ya no lo es tanto, pues muchos de nosotros asignamos una gran cantidad de poder a la aceptación y eso ocasiona que en lugar de escuchar a nuestra voz interna, escuchemos a esa voz externa y así validar nuestra inseguridad y poder sentir esa “afirmación” y “falta de duda” que a todos nos encanta. ¡Aaaahhhh! pero… ¿qué pasa cuando los resultados obtenidos no son lo que nosotros esperamos? Pues fácil, solo existe una persona a quien culpar y es a nosotros mismos. Esto sí es difícil de hacer, pero cuando lo logramos, cuando nos hacemos responsables de nuestra propia vida, de verdad que comenzamos a vivir y experimentar la libertad.

Por esto, mi aportación y postura en esta vida, es que sin importar cuál sea la decisión que tomemos acerca de nuestra vida, primero nos aseguremos de que ésta no afectará a nada ni a nadie. Una vez que estemos seguros de que esta decisión es lo bastante ecológica y que a nadie afectará, entonces, y solo entonces, entreguemos cuerpo y alma y estoy seguro de que los resultados que obtengamos de ninguna manera podrán ser negativos… pero más importante, podremos vivir en PAZ.

 

Esta es mi definición de RESPETO y espero que te sirva para tomar más y mejores decisiones, y si no estás de acuerdo, pues también lo RESPETO.

 

 

Desde el post anterior he estado repitiendo la frase de “El Camino del Guerrero” y claramente no es una frase mía. Pero antes de continuar con el post, quiero aclarar que a lo que yo me refiero con esto, es a todas aquellas personas que en su vida hacen lo que realmente les gusta y les da vida.

Yo soy el primero en respetar y reconocer a estas personas, y no lo digo desde un punto de vista desde el cual yo no disfruto de lo que hago. A mi me encanta mi trabajo, pero cuando veo a las personas que realmente hacen lo que les da vida (más allá de lo que solo les da dinero), en verdad que mi admiración hacia ellos crece, y esto se debe a que yo soy el primero en reconocer lo difícil que es tomar esta decisión e ignorar todos los comentarios que suceden alrededor, principalmente, aquellos comentarios que suceden en nuestro interior, que nos dan una gran cantidad de pretextos y que nos auto-sabotean.

Hay una pregunta clave que yo me hago cuando comienzo a cuestionarme si en realidad lo que hago es lo que MÁS me llama y es la siguiente: ¿Si yo tuviera todos los medios para hacer lo que yo quisiera, qué estaría haciendo ahora? Esta pregunta digo que es clave por que si la respuesta es: “Estaría haciendo exactamente lo mismo que hago ahora”, entonces, seré un Guerrero que anda en su camino. Pero, ¿qué pasa si la respuesta es “Estaría haciendo XXX” y eso es algo totalmente diferente a lo que hago ahora? entonces, hay problemas! y si no los hay, seguro los habrá.

 

Cuando digo que hay problemas, ahora me refiero a que yo soy un creyente de que TODO y TODOS estamos, de alguna manera conectado en este mundo, y lo que cada quien hace afecta, de alguna manera, a los demás. Por esto, al no estar llevando a cabo nuestro llamado, no solo nos afectamos a nosotros mismos, también, de alguna manera, afectamos a TODOS los demás.

 

Es una visión muy romántica de la vida, lo reconozco, pero qué tal que pudiera demostrar que eso es cierto? WOW, pues no estaría justo en donde estoy ahora, pero creo que si actúo pensando de esta manera, el resultado final, de ningún modo podrá ser negativo; todo lo contrario.

 

Invoco a todos a que hagamos lo que nos viene en gana; obvio, manteniendo el respeto y no afectando a nadie en el proceso. De esta manera, nuestro “trabajo” se debe de convertir en nuestra vida, nuestra misión, nuestro llamado, nuestro gusto, etc, etc. Quitemos la palabra TRABAJO de nuestro vocabulario, y la mejor manera es haciendo lo que nos gusta y lo que nos da vida… lo demás, seguro viene por añadidura.

 

y tú, ¿si tuvieras todos los medios para hacer lo que quisieras, qué estaría haciendo ahora?

 

Crédito de la fotografía: http://dannyhageman.wordpress.com/2011/06/14/love-your-job/

Seguir

Recibe cada nueva publicación en tu buzón de correo electrónico.

Únete a otros 42 seguidores